Martes 7 de Julio de 2020

  • Nublado

EL Clima en Saladillo

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DEPORTES

8 de mayo de 2015

River, con ayuda del árbitro, se quedó con el segundo superclásico

Al menos, tendrían que haber expulsado tres jugadores de River.

El primer superclásico de octavos de final de la Libertadores dejó poco fútbol y bastante juego brusco, sobre todo por parte de los jugadores de River.

Germán Delfino debió haber expulsado por lo menos a tres jugadores del Millonario por fuertes infracciones a sus pares de Boca. Y también debió haber hecho lo propio con Andrés Cubas (doble amarilla), por el lado del xeneize.

En el primer tiempo, Leonel Vangioni volvió a ser protagonista de una fuerte entrada contra Fernando Gago, a quien le rompió la media.

Se jugaban nueve minutos del segundo tiempo y Boca se acercaba al arco de River. Una de las maneras de parar a los jugadores xeneizes que adoptó Ramiro Funes Mori fue con una patada al estómago; en este caso a Pablo Pérez.

Cuando todos pedían la tarjeta roja, Delfino optó por amonestar al defensor de River.

El otro que mereció irse al vestuario fue el uruguayo Carlos Sánchez -autor del gol de la victoria-, que le dio un cobarde codazo a Gago cuando nadie lo vio, excepto las cámaras.

Por último, Teo Gutiérrez vio la tarjeta roja a falta de dos minutos para el final del partido tras un planchazo a Guillermo Burdisso.

Otra vez, como en aquellos duelos por Copa Sudamericana, River jugó fuerte ante Boca y mereció quedarse con algunos jugadores menos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »